AIDNALIDROÑ NE OVITANRETLA AMOIDI LE

Estimado, o no:

Voy a intentar definir qué es un idioma alternativo. Por ejemplo, un idioma alternativo es hablar al revés como la niña de El Exorcista. Y no solo es alternativo, sino que además atsicamerpus nu ed sám a adreim al a raivne sereiuq odnauc ohcum alom.

También puede ser un idioma alternativo quitar las vocales a una frase en castellano: ml mch cnd qrs envr l mrd  ms  un sprmcst. He dicho que es un idioma alternativo, no que se entienda. 

Otro idioma alternativo consiste en sustituir todas las vocales por la i: mili michi isir in idimi iltirnitivi cindi quiris invir i li mirdi i mis di in siprimicisti. Pero el catalán en Catalunya no es un idioma alternativo. Es EL IDIOMA. Como lo es el danés para los daneses, el noruego para los noruegos o el francés para el campechano (no sé si entiendes el chiste).

La lengua propia de Catalunya es el catalán. Por mucho que haya castellanohablantes, chinohablantes, rumanohablantes o reggeatoncantantes, la lengua propia, autóctona, originaria de Catalunya es el catalán. La lengua catalana es una lengua románica del grupo de las neolatinas, nacida entre los siglos VIII y X en una parte de Cataluña, en la Cataluña Norte y en Andorra, en los territorios del Imperio carolingio que formaban los condados de la Marca Hispánica. Te guste o no, esto es así. Y es que decir que es alternativa una lengua de más de 1000 años de antigüedad resulta una completa estupidez. Es como decir que Bertín Osborne hace pop indie. Que no, aunque actúe en el Primavera Sound, Bertín Osborne no hace indie (hace una mierda pinchada en un palo, para ser más exactos). Y como la lengua propia de Catalunya es el catalán, no se impone. Resulta tan estúpido como decir que los suecos imponen el sueco. Porque si hay una lengua alternativa en Catalunya (además de hablar al revés como Ferran Adrià) es la lengua de Castilla. 

Voy a formular de nuevo la pregunta que te he hecho en Twitter: ¿por qué tenéis ese odio a lenguas que llamáis españolas? Es como odiar la Alhambra, la sidra o la obra de Picasso. Te puede no gustar, ¿pero odiar con esa intensidad? ¿Insinuar que fomentar las lenguas que no son el castellano es algo que sirve para enchufar a gente y chupar dinero público? ¿En serio? En fin… 

By the way, ¿consideras que la Oficina del Español que Ayuso diseñó para Toni Cantó es un intento de enchufar a gente y chupar dinero público, o eso es mindfulness?