ESPAÑOLES ADULTOS ESCOLARIZADOS EN UN 100% DE CASTELLANO QUE LO DESTROZAN

Estimados, o no:

Después de comprobar la obsesión que tiene el Estado español con la enseñanza del castellano en Catalunya, me había llenado de esperanzas. Pensaba que, al acabar la ESO, todos los niños españoles monolingües ya habían escrito varias novelas, algún ensayo lingüístico y además eran unos comunicadores que ríete de Walter Cronkite. Claro, después me hice una cuenta de Twitter y mi sorpresa fue mayor que la que tuvo el juez Llarena cuando Spotify le recomendó a Valtonyc. Pero ya volveremos después a Twitter. 

¿Habéis archivado en vuestra mente alguno de esos sueños que uno planifica para la jubilación? Mover dinerito de otros, viajar a Abu Dhabi, volver a Galicia a comer almejas… y también marisco… Mi sueño era matricularme en algún colegio de Valladolid, Salamanca o Sevilla. En mi ingenuidad pensaba: “como escribo tan mal en castellano, al ser un humilde catalán alejado por completo de cualquier influencia castellana, debería hacer una especie de Erasmus rodeado de niños de la ESO”. Soy consciente de que levantaría sospechas, pero a mi cara de buena persona, se uniría el hecho de que forraría mi carpeta con fotos de Chanel. ¿Es catalana? Bueno, pues de Kiko Rivera, que sin duda es todo un ejemplo en el uso del castellano.  

Me había prometido a mí mismo cuatro años de inmersión lingüística total en castellano. Cuatro años de Unamuno, Cervantes, Quevedo… y volvería a Catalunya, limpio, más sabio, preparado para emocionarme con las canciones de Mecano:

Mas si cayese yo primero

no quiero que lloréis,

porque en la caja de las fichas

para la reina soy el picha.

Pues nada, que me apetece continuarla.

Y si cayese yo segundo

no quiero que lloréis,

porque en la caja de las ollas

para Letizia soy la polla.

Después de ese Erasmus en Valladolid, Salamanca o Sevilla sabría qué significan palabras como barbián, sapenco, vagido o burdégano. Podría sumergirme en las conversaciones del Café Gijón y opinar sobre cualquier tema: 

  • ¡Ay, Cayetano! ¡Estás hecho todo un agibílibus! ¡Pardiez, con tu ingenio! Me acecinas las carnes cuando no sabes decir Sabadell. Resulta fascinante, a la par que castizo.

Pero claro, entré en Twitter y mi sueño de jubilación se vino abajo. Los niños escolarizados en un 100% de castellano y que ahora son adultos, a veces parece que escriban como Yoda en el lavabo de Trainspotting. ¿Y ahora qué? ¿Cómo puedo escribir en castellano correctamente?

¿Qué ya sé escribir perfectamente en castellano? ¿Cómo le explicamos a los niños catalanes que deben estar escolarizados en un 25% de castellano si los del 100% tienen problemas para distinguir el verbo hacer del verbo echar? 

Quizás la solución sea escolarizar a los niños españoles monolingües en el 200% de castellano. Turno doble. Como el contable del campechano. Por la mañana deberían estudiar en castellano y por la tarde cómo no destrozarlo. Ellos guiarán en el camino a los adultos catalanes del futuro. Ya sé que el castellano poco les va a servir en la Unión Europea, pero es la mejor lengua para entender reggeaton:

“Voy hacerte una llave con un perreo agresivo

Y hacerte la dormilona pa después meterte el chino

Tan como agresivo león, como churumba

A mi me gustan así como tú, adicta a la rumba”

Mal ejemplo. Et demano disculpes… o no.