CARTA A GABRIELA BUSTELO

Estimada, o no:

Voy a ser muy sintético porque tampoco hay que gastar demasiadas energías con aquellas personas que inundan el mundo de odio. Tu tuit es un auténtico despropósito por las siguientes razones:

  1. Denota un profundo desconocimiento de lo que es el espíritu de la fiesta de Sant Jordi, ya que el regalo de rosas y libros no conoce género, ni orientación sexual, ni ideología, ni nada que vaya más allá de lo que es: una fiesta ciudadana y una fiesta de la cultura. Todos y todas nos regalamos rosas y libros.
  2. Banaliza el machismo porque, en una época en la que la violencia de género asesina cada año a más de 50 mujeres en España, resulta cuanto menos estúpido vincular el machismo con un intercambio de rosas y libros. Cuando todo es machismo, nada lo acaba siendo.
  3. Durante una semana se vende, gracias a la fiesta de Sant Jordi, una cifra que ronda los 1,6 millones de libros. No está nada mal para un territorio de 7,5 millones de personas. Esto no es equiparable a ningún lugar del mundo y, como catalán, me siento extremadamente orgulloso de esta celebración de la literatura, de este precioso homenaje a la palabra escrita. Que alguien que lo primero que afirma en su perfil de Twitter es que es escritora, dice muy poco de su afecto por las industrias culturales, en general, y por el sector editorial, en particular. Como escritora deberías admirar a un pueblo que, año tras año, llena las calles para comprar libros y regalarse vida.
  4. No sé en qué extraño momento has llegado a pensar que, con este tipo de comentarios, con este ataque pueril a una de las muestras más representativas de la cultura catalana, vamos a sentir la necesidad de compartir absolutamente nada con vosotros. No se trata de ser o no independentista, no tiene nada que ver con ser o no nacionalista. Tu ataque es un ataque a la cultura catalana que, se supone, forma parte de la cultura española. Pero si no es así, dilo. Que una fiesta que deja maravillados a los turistas extranjeros que visitan la ciudad, que acoge a centenares de autores de todo el mundo para que tengan un contacto con sus lectores y que permite ingresos a un sector tan necesitado de apoyos como el editorial, provoque en ti esa rabia, ese odio y esa bilis, es una muestra más de que debéis abandonar ya cualquier posibilidad de firmar nada por nosotros, de que vuestras instituciones sobran en Catalunya, de que nos debéis dejar en paz de una vez y de que no tenemos futuro al lado de unos acomplejados tan obsesionados con la unidad de España como adictos a la humillación, al menosprecio y a la catalanofobia. Recoged todo el odio sembrado y abandonad toda esperanza de que queramos compartir algo con vosotros. ¡Basta ya!