Freud patinando

Estimada, o no:

Cuando leo estudios sociológicos tan profundos y con tantos matices como el tuyo solo puedo aplaudir. Sorprende encontrar en Twitter una afirmación tan acertada como la tuya: “Cataluña no es de los catalanes es también de los españoles catalanes y del resto de españoles”. Por cierto, alguna coma de vez en cuando va bien. Es lo que permite distinguir la frase “es mi hijo, imbécil” de la frase “es mi hijo imbécil”. Cuántas veces debió tener dudas el padre de Aznar sobre dónde colocar la coma.

Más allá de las credenciales de posesión de los territorios, tan características del síndrome de estrés postimperio que experimentáis tantos españoles, hay un hecho que define perfectamente la situación actual en la relación Catalunya-España en tu marco mental. 

Distingues tres tipos de población:

  1. Los catalanes.
  2. Los españoles catalanes.
  3. El resto de los españoles.

Estaríamos hablando de tres grados de españolidad, desde los catalanes con escasa españolidad, hasta el resto de los españoles. Imagino que estos últimos deben tener una españolidad plena. Las consecuencias de lo que explicas nos llevan a una sociedad catalana binaria. Y es que, por una parte, tenemos los catalanes que se sienten catalanes, que defienden la cultura catalana, que sueñan con obtener cada vez más cuotas de soberanía y que pretenden ser sujetos políticos sin pasar por las decisiones de Madrid. Un segundo grupo, según tú, lo formarían los “españoles catalanes”. Es decir, los españoles residentes en Catalunya (más allá de que hayan nacido en territorio catalán, supongo). Serían aquellos sujetos a los que Catalunya, como nación cultural y/o política, les suena tan extraña como ver a Abascal en una cena literaria. A pesar de llevar toda su vida en Catalunya se niegan a hablar en catalán, el déficit fiscal les parece bien e, incluso, llegan a ver la senyera como una provocación. En una sola palabra, tendrían conciencia de “colonos”. ¿Es así como lo ves o es que Freud ha patinado en tu subconsciente en modo Juegos Olímpicos de invierno?

¡Ay! ¿Qué tiene la Zarzamora que a todas horas llora que llora por los rincones? Ella que siempre reía y presumía de que partía los corazones.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook