Madrid, Madrid, me desesperas

Estimado, o no, redactor de La Sexta:

Me hallo a miles de kilómetros de la Tierra, en un planeta pequeño, porque lo que pasa en vuestro planeta me había empezado a cansar y he decidido pirarme. Si veo pasar el meteorito a toda hostia, te envío un mensaje directo al Twitter. Pero déjame que empiece con tres preguntas para romper el hielo:

  1. ¿Cómo de grande es la Torre de Cristal de Madrid? 
  2. ¿Tengo la obligación de saber cómo es la Torre de Cristal de Madrid?
  3. ¿Crees que me importa algo cómo es la Torre de Cristal de Madrid?

Te doy tiempo para reflexionar sobre estas preguntas.

………………………………………………………………………………………………………………………..

¿Ya está? Va, un poco más.

………………………………………………………………………………………………………………………..

Ya estoy de vuelta. Hola de nuevo.

Después de tantos años viendo películas españolas que solo pasaban en Madrid; de tragarnos las campanadas de fin de año desde, como no, la Puerta del Sol de Madrid y de que el mundo se pare cada vez que sucede algo en Madrid, creo que es más fácil convencer a un ombligo de que no debe estar todo el día pensando que es el centro de la barriga, que convencer a un madrileño de que no es el centro del mundo. De hecho, ese famoso “de Madrid al cielo” es uno de mis chistes favoritos, junto al de “Florentino siempre cumple con Hacienda”. Ahora resulta que todos debemos saber qué tamaño tiene la Torre de Cristal de Madrid. Que digo yo, que podrías haber elegido otras referencias porque, por ejemplo, ¿a cuantos testículos de Almeida equivale el meteorito? Todos tenemos una referencia clara de a qué equivale un testículo medio. No el de Carlos II que, según decía la autopsia: “el cadáver no tenía ni una gota de sangre, el corazón apareció del tamaño de un grano de pimienta, los pulmones corroídos, los intestinos putrefactos y gangrenados, la cabeza llena de agua y un solo testículo negro como el carbón”. Queda aclarado por qué no tuvo descendencia y se inició la Guerra de Sucesión: tan negro era el cojón, que acabó reinando un Borbón. 

En resumen, tú me dices “el meteorito equivale a 120.000 huevos de Almeida y te diré: “pues me parece grande… o pequeño”. Pero lo de la Torre de Cristal… como que no.

Por cierto, ¿te imaginas que se hubiese inventado algún sistema para medir volúmenes? Algo así como metros cúbicos o kilómetros cúbicos. ¡Sería la hostia!

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook