Ñordilandia

Estimado, o no:

Ya estamos en verano. Calor, operación bikini frustrada, sangría… y gente desubicada. Y de eso quiero hablar hoy: de gente desubicada y de la triste historia que protagonizaste ayer en Twitter. Dicen que en periodismo un profesional que se precie de serlo debe contrastar sus fuentes y, además, tener un mínimo de tres versiones que ratifiquen la información. Lo que nadie dice, y ya va siendo hora de que se diga, es que cualquier indocumentado puede subir información en Twitter y hacer que pase como verdad (o creer que pasa como verdad). Cuando me compartiste la gráfica que ilustra esta carta desconfié de ella en medio segundo. Como ya estoy acostumbrado a las mentiras de los muy españoles y mucho españoles, pensé que se trataba de una gráfica diseñada por algún vocero del régimen tipo Marhuenda. Lo que hice fue, evidentemente, buscar quién firmaba la gráfica. Si la ampliamos, veremos que la firma es @cecae que, obviamente, se trata de un usuario de Twitter. Pues bien, busquemos quién supuestamente firma esta gráfica.

No sería precisamente un influencer: no sigue a nadie y tiene cinco seguidores.

Miremos ahora el enlace. Nos lleva a un Centro de Postgraduado de Odontología de Brasil que, como todos sabemos, ha realizado muchos informes sobre Catalunya: la endodoncia independentista, la caries de Pujol, los implantes de Òmnium…

Pero ahí no acaba todo. En tu desconexión de la realidad empezaste a decir que era una universidad. En resumen: os han dopado tanto con la mentira que sois yonquis de la tergiversación, la manipulación y las tácticas goebbelianas. ¿Qué proyecto en común queréis que tengamos con vosotros si os habéis orinado y defecado sobre cualquier modelo social basado en la ética y en la verdad?

Y para rematarlo todo, me dijiste que os gustaba que os llamemos ñordos porque os sentís identificados con la letra ñ. Pues nada, encantado de haberte “coñocido”. Te deseo que acabes como community manager de @cecae porque, como bufón, al menos les aportarás diversión. Eso sí, tu traslado a Brasil no comportará fuga de cerebros.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube