M cg n ts mrts

Estimado, o no:

Una de las fuerzas que nos permite estar vivos emocionalmente es la capacidad para la sorpresa. Envidio a los niños y a las niñas porque cada día hay decenas de momentos que les sorprenden. Vivir se transforma entonces en un juego en el que todo es nuevo y con olor a bombones de chocolate. Mi vida no huele a chocolate (ni del que se come, ni del otro), pero doy gracias a Willy Wonka por cada instante que me sorprende y detiene el tiempo en mi reloj de boomer. Por este motivo, te agradezco que me hayas sorprendido con tu elaborada teoría sobre lingüística. Pero que me haya sorprendido no significa que evite que me siente ante la pantalla de mi ordenador y te responda.

Analicemos qué significa eso de “imponer una lengua marginal”. Si un día llega a tu casa un señor muy enfadado y con ganas de imponer acciones en tu vida, puede suceder que te diga: “a partir de hoy hablarás sin vocales”. “¿Sin vocales?”, dirás tú. “Eso es imposible”. Entonces te dará una hostia con la mano abierta. Tendrás dos opciones:

a) gritar “me cago en tus muertos” o

b) gritar “m cg n ts mrts”.

Las dos opciones generarán una segunda hostia. Ya sea por utilizar vocales y/o porque a ese señor no le guste el contenido de tu queja. Pues bien, eso es “imponer una lengua marginal”.

Si te trasladas al siglo XVIII, eres catalán y lees un decreto firmado por Felipe V (por la V te la hinco) en el que afirma que “las cosas en la Real Audiencia se sustanciarán en lengua Castellana […] prohibiendo el uso de la lengua catalana a la nueva administración de justicia y de gobierno de Cataluña”, eso es imponer una lengua.

Si ahora das un salto hasta 1939, sigues siendo catalán, y oyes berrear en la radio a un tipo con voz de pitufo pasado de autotune, es probable que te prohíba que uses el catalán en la radio; en los libros; en el teatro; en todo tipo de impresos (incluso en participaciones de boda y estampas de la primera comunión); en rótulos y anuncios; en los nombres de pila; en el cine (hasta 1964); en las fábricas; en todas las escuelas públicas y privadas; en las lápidas de los cementerios y esquelas mortuorias; en la nomenclatura de hoteles, restaurantes, bares, nombres comerciales, marcas y embarcaciones; en conferencias y actos culturales; en la correspondencia privada (hasta 1940); en las inscripciones en los registros Civiles o en los nombres de las calles. En ese caso, te estarán imponiendo una lengua.

Sin embargo, si vives en Catalunya, notarás que la gente habla en catalán porque se da la circunstancia de que es una lengua presente en este precioso territorio desde el siglo VIII. Y si se fomenta su uso, si se utiliza en las escuelas como lengua vehicular, si se hace televisión o radio en catalán, si se escriben libros u obras de teatro en catalán y si desde la Generalitat se hace algún que otro esfuerzo por mejorar su salud frente a la omnipresencia del castellano, no es por imponerla, ni para evitar que sus “pobladores” no puedan salir al extranjero, es precisamente para intentar que no desaparezca fagocitada por otras lenguas, especialmente por la del eximperio, que tiene la atávica costumbre de desplazar a otras para ocupar su espacio.

Te pido ahora que mires este mapa.

Te muestra los países en los que el castellano es lengua oficial (no son los países en gris. No te vengas arriba). Por lo tanto, tú, poblador de este país llamado España, si quieres viajar hablando en castellano, solo podrás relacionarte con una pequeña parte de esta enorme bola que da vueltas alrededor del sol. Que no digo que hablar con argentinos o peruanos esté mal, pero en el resto del mundo, te comerás los mocos. Así que cuando desde esa posición tan supremacista a la que la maquinaria de propaganda rojigualda os ha llevado, intente venderos la idea de que con el castellano eres cosmopolita y que el resto es purria marginal, piénsatelo dos veces. Consejo final: estudia chino mandarín o inglés. Siempre será mejor que hablar sin vocales.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube