El gato de Schrödinger se ha hecho popó en la caja @ElcronistaUy

Estimado, o no:

Demos un vistazo a la tercera acepción de cultura que propone el DRAE: conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc. Te lo resumo: lo que hace la gente en un determinado territorio, en un espacio del tiempo, en una comunidad, etc. Cuando aprendamos a levitar, cultura también será lo que hagamos volando. Espero que nadie sienta la necesidad de imitar a las palomas. Ya me entiendes. Por lo tanto, cultura es Dalí pintando un cuadro, el personal médico del Hospital Clínic descubriendo un nuevo tratamiento para una enfermedad, la industria textil catalana del siglo XIX desarrollando la Revolución Industrial, Quim Monzó escribiendo un libro maravilloso en catalán o los fuets de Camprodón. Sin embargo, tras mis años de experiencia en Twitter, he comprobado que lo que os genera insatisfacción vital, mal humor y probable incapacidad sexual es el catalán. Y es que los fuets de Camprodón bien que os los coméis, cabrones. Pero es leer algo en catalán i us poseu d’una mala llet que ni Hitler amb els russos a 200 metres.

En segundo lugar, la lengua es el principal vehículo de transmisión cultural, en Catalunya, en Hong Kong, en Nueva York o en Sidney. ¿Por qué, te estarás preguntando, pequeño Padawan de los prejuicios, la carencia de conocimientos y la inapetencia por el uso de la reflexión intelectual? Porque el sistema más sofisticado de comunicación que tenemos los seres humanos es la lengua (en un amplio sentido. Aquí te guiño el ojo). ¿Y la comunicación no verbal? También. Pero no me imagino El Quijote explicado con muecas. Además, los delfines también poseen un lenguaje, pero jamás he visto a un delfín firmando ejemplares de su libro en Sant Jordi. Por lo tanto, concluimos que nuestra capacidad para escribir, leer, hablar o escuchar resulta trascendental en la transmisión de esa “vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”. Es decir, lo que llamamos cultura. Y repito, eso sucede con las más de 6000 lenguas presentes en el mundo.

Yo ahora te podría explicar lo que es la diglosia, el supremacismo lingüístico, el subconsciente, el nacionalismo centrípeto y el carajillo de las ocho de la mañana mientras Jiménez Losantos berrea en la radio del bar pero, ¿para qué? Tú seguirás en tu mundo superficial, cargado de estereotipos, prejuicios e inapetencia por la reflexión y yo ya habré intentado que mis lectores se rían con lo del fuet y los delfines. Así que aquí acaba este texto, que te he escrito en castellano, però que també podria haver fet en català per demostrar que es pot transmetre cultura en català or in English, in order to show the same thing. En el lenguaje de los delfines mucha cultura no se puede transmitir pero lo voy a intentar: brrrrfffffff…. grupppppppp… uamhhhhhjjjj… meeeeeeeccccc…

P.D. Con el experimento de Schrödinger siempre me había quedado la duda de si el gato conservaba sus capacidades cognitivas. Gracias por aclararme la duda.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube