El cuñado del Soberano y el palillo en los dientes @jwm_twittor

Estimado, o no, Museo de Acrónimos:

Apunta bien esta fecha: 8 de junio de 2021. Será un día en el que un catalán cambiará tu percepción sobre Europa. Experimentarás una epifanía. Será tal el orgasmo intelectual que te voy a proporcionar, que te harás un selfie delante del calendario para que este momento figure en el resumen de tu vida. ¿Preparado? INGLATERRA NO ES UN ESTADO. Tiene al 50% de los Beatles, a Ed Sheeran y en The Crown la reina parece maja pero no es un Estado. ¿Qué? ¿Cómo te has quedado? Inglaterra es una nación, con una historia que no difiere demasiado de la de otros lugares con tendencia a la colonización. Es decir, me monto en un barco para dar la vuelta al mundo, molestar a la peña, imponerles una lengua, robarles sus recursos naturales y decir que molamos mucho y que ganamos muchas guerras. Que se lo expliquen a los escoceses, que sufrieron de un modo random que los ingleses les tocasen el Kilt cada cierto tiempo.

El caso es que el Estado es Reino Unido, United Kingdom o Royaume-Uni. Si vieras la Eurovisión lo sabrías. Aunque como español que eres, imagino que se trata de una experiencia dolorosa. Spain, zero points!

Pues eso, que Reino Unido está formada por cuatro naciones: Inglaterra, Escocia, País de Gales e Irlanda del Norte. Pero tal como está Escocia y sabiendo que en Irlanda del Norte se sigue hablando de reunificación, quizás deberíamos emplear la fórmula Reino Camino de la Desunión.

Y aquí acaba la clase gratuita del curso: ¿Por qué no aprovechaste la ESO? ¡Deja ya la Play!

En definitiva, no siempre los binomios aciertan: monarquía y fidelidad, VAR y justicia o Nación y Estado. Hay naciones con Estado, naciones sin Estado y Estados, como España, que no saben ser nación. ¡Qué cosas tiene este mundo tan complejo!

Pero vamos al meollo de la cuestión. Diferencias entre multilingüismo y diglosia. Apunta.

Multilingüismo. El término multilingüismo describe el hecho de que una persona o una comunidad sea multilingüe, es decir, que sea capaz de expresarse en varias lenguas. El caso más frecuente es el bilingüismo o, incluso, el trilingüismo, cuando dos o tres lenguas son utilizadas por la misma persona o por la misma comunidad. Por lo tanto, existe un multilingüismo individual y un multilingüismo colectivo. ¿En esta definición científica, real y contrastable (por si no te la crees) aparece la palabra Estado? ¡Nooooooooo! Habla de comunidad. ¿Es lo mismo comunidad que Estado? ¡Nooooooooo! Yo vivo en una comunidad de vecinos y la ONU de momento no nos reconoce. Pero eso es porque no conocen a la vecina del primero, que siempre la lía en las reuniones. ¡Tiembla, António Guterres!

Diglosia. Diglosia es la situación que se da cuando en un mismo territorio coexisten dos lenguas con diverso estatus social, de modo que una de ellas se configura como lengua de prestigio frente a la otra, que queda relegada a una posición subalterna. Esta situación se ve apuntalada por los diversos ámbitos en que se puede hacer uso de una y otra (es decir, cuando los poderes la imponen). Así, la lengua dominante suele ser la que de manera oficial u oficiosa se emplea en la administración, la enseñanza, la justicia, los medios de comunicación, etc., mientras que la variedad desfavorecida queda relegada a los ámbitos familiares e informales.

Es decir, tenemos una realidad: en España hay comunidades bilingües. Es la realidad. Existe. Es verificable. Y por otra parte, tenemos un relato, el relato oficial que pretende meter en la mente de todos los españoles que la lengua común, la molona, la internacional, la chachi, la útil es el castellano y que el resto, oye, que la hablen en casa, que no molesten, que la usen para bailar sardanas o hacer “castellets” (así llamáis a los castellers) pero que si uno tiene que salir a la tribuna del Congreso, que ni se le ocurra emplear el catalán, el euskera o el gallego, que “estamos en España, mira tu DNI y pídeme perdón por vivir”.

Una última cosa: hago llegar a los catalanes no independentistas tu apelativo catalufo para que sean conscientes de que deberán elegir entre dignidad o pleitesía.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube