La Barbra Streisand rojigualda @NekaneHarta

Estimada, o no:

Te escribo para felicitarte por un descubrimiento que revolucionará el Marketing en los próximos años. Existen los antihemorroides, los antibióticos y los anticuerpos (Ortega Cano es un buen ejemplo). Lo que no sabía era que existía también la antipublicidad. Y es que tu “inteligente” intento de que tus seguidores no sientan curiosidad por mi blog es como hacer un anuncio en blanco y negro del payaso Micolor. Que no digo que no pueda quedar en plan cine de autor pero no lo acabo de ver muy efectivo. En todo caso, te animo a que sigas dando visibilidad a mi blog en tu cuenta de Twitter. Es más, te sugiero la posibilidad de que también publicites mi blog en Facebook, Instagram, Tinder, en la hoja parroquial, en el tablón de anuncios de tu comunidad de vecinos y en el bigote de fibra óptica que tiene Aznar. Pero yo de ti, lo enfatizaría aún más. Puedes decir: “no leáis este blog. En serio, no lo leáis bajo ningún concepto. Que no, que os he dicho que no lo leáis. Lo que hay en este blog os puede cambiar los esquemas. No lo leáis. Palabrita de unionista mágica”. 

En el 2003 Barbra Streisand quiso retirar de internet una imagen aérea de su mansión californiana en 2003. ¿Adivinas lo que sucedió a continuación? Exacto. Aumentó el interés por ver su mansión. Desde entonces a este efectro se le conoce como Efecto Barbra Streisand. La historia está llena de sucesos parecidos. Por ejemplo, la ley seca aumentó el consumo de alcohol en EEUU. Solo es necesario que te digan que algo no se puede hacer, para que el deseo de hacerlo aumente. Y es que nos podemos ir aún más atrás en el tiempo, exactamente al 356 a.C. El pastor de Éfeso, Eróstrato, fue condenado como autor del incendio que destruyó el Templo de Artemisa. ¿Sabes cuál fue la pena? El ostracismo. Su nombre debía olvidarse bajo pena de muerte. Sin embargo, tuvo el efecto opuesto al deseado ya que fue registrado en la obra “Fílipicas” del historiador Teopompo (bonito nombre, por cierto. No tanto como Cayetano, marqués de pijolandia). Qué tonto el juez. Si le hubiesen condenado a militar en UPyD se hubiesen olvidado de él rápidamente. 

Este blog tiene una función principal: sobrellevar con humor que en 1714 las cosas se torcieran y que desde entonces el unionismo mágico se empeñe en unir identidades con menosprecio, leyes o violencia. Estoy convencido de que el humor nos reconcilia con los abismos, pero también de que guardar silencio ante las injusticias suele abocarlas al olvido para beneficio de quienes las ejercen. Es cierto que mi blog da visibilidad a personajes desubicados. Sin embargo, mi intención precisamente es que se lea lo que escriben, que se visibilicen sus mentiras, su odio, su catalanofobia. Entre otras cosas porque hay unionistas mágicos que niegan la existencia de la catalanofobia.

Tú ayer quisiste hacer creer a tus seguidores que una independentista exhibió una esvástica ante un diputado de origen familiar extranjero. Te demostré que se trataba de un ejercicio burdo de manipulación. Uno de los once principios de propaganda nazi ideados por Goebbels es el principio de transposición. Este principio asegura que se debe cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Por eso, sonrío cuando me llaman nazi personas que apoyaron la violencia policial del 1 de octubre, el lawfare del Estado español (una y otra vez reprobado en Europa) y que salivan imaginando a Carles Puigdemont en prisión. Me imagino a ese hijo de Dunning-Kruger creyéndose el más listo del mundo al pensar que en el 2021 su estrategia goebbeliana pueda tener efecto en personas mínimamente inteligentes. Cierto, después queda el porcentaje de población que aún cree que el campechano está con los jeques árabes porque está haciendo el trabajo de final de curso. La estupidez es la pandemia más larga en el tiempo. Que se lo pregunten a Eróstrato. 

Por cierto, ¿eres capaz de ver que los siguientes carteles son muestras de propaganda antinazi, aunque aparezcan esvásticas, o te lo explico con manzanas?

P.D. No estar todo el día escuchando a Belén Esteban, viendo telebasura o moviendo la banderita, me permite tener tiempo para escribir. Gracias por referirte a ese tiempo como libre. Exacto. Es un tiempo de plena libertad.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube