Carta a Verónica Forqué

Estimada, o no, Verónica Forqué:

Cuando uno habla inglés con una cierta fluidez debe tomar una decisión importante: ¿qué acento es el más correcto? ¿Debes emplear el acento de un profesor de Oxford o el de un granjero de Texas? ¿Cuál es el inglés correcto? ¿Hay un inglés correcto? Al final, te sale el acento que te sale y empleas las palabras que buenamente te llegan al cerebro porque, al fin y al cabo, no es tu lengua inicial. Debes evitar, eso sí, expresiones como “relaxing cup of café con leche” para no parecer que estudiaste en la academia “Follou mi no es un puticlub”. Por eso, y teniendo en cuenta tus amplios conocimientos sobre lingüística, necesito contactar contigo para que me expliques cuál es el castellano correcto y qué acento crees que es el mejor. ¿Debo hablar como Kiko Rivera? ¿Te parece mejor la dicción borbónica del VISAbuelo? Lo siengto muncho, no golverá a ocuguig. ¿O quizás debamos emplear el castellano de Rajoy? Eso sí, despedirme con su famoso “muchas tardes y buenas gracias”, me da un poco de corte. 

De todas maneras, cuando te refieres al hecho de que los jóvenes catalanes no hablan bien en castellano, no sé si sería buena idea proyectar en los institutos la película “El Resplandor” con el doblaje en castellano que perpetraste tú. Lo que me sorprende es que, después del éxito, Kubrick no se arrepintiera de no haberte podido llamar para doblar las secuencias iniciales de “2001, una odisea del espacio” por haberla rodado doce años antes (he puesto aquí una broma para cinéfilos. Sé que me comprenderán). 

En definitiva, Verónica, como catalán ignorante de la lengua castellana que la aprendió viendo tutoriales de YouTube, necesito tener unas referencias de cuál es el castellano correcto. He oído por televisión frases parecidas a “la chuvia cae sobre Madriz”, “a su mujer la pegó con la mano abierta” o “cómeme to lo negro” y no sé muy bien por dónde empezar. Quizás deberías fijar unas normas. ¿Hablan mejor los jóvenes de Palencia o los de Sevilla? ¿Es el castellano de Murcia el mejor? ¿El de Quintanilla de Onésimo? ¿El de Villapene, provincia de Lugo? ¿O el de Meadero de la reina, provincia de Cádiz? Quizás el mejor castellano sea el de Malcocinado, Badajoz. Aunque lo veo más como un buen lugar para que Froilán lo convierta en su residencia.

Estoy en un estado de confusión mental. O lo que es lo mismo, de turbación, perplejidad, desasosiego, consternación y aturdimiento. Ya te he dicho que aprendí castellano a través de YouTube porque, como soy catalán, hice la EGB gracias al lenguaje de los delfines.  

Ahora en serio, Verónica. Si Trump hubiese dicho que los jóvenes afroamericanos hablan mal inglés, estoy seguro de que la supuesta izquierda española, en la que al parecer quieres incluirte, se habría llevado las manos a la cabeza (y no para comprobar si de tan monárquica ya lleva corona, sino como acto reflejo de indignación). Sin embargo, este tipo de retórica catalanófoba se ha integrado perfectamente en el espacio mediático y político español. Funciona bien. Da votos. Da audiencia. El señor con bigote de Villaboina del Conejo, que lleva décadas recibiendo esos mensajes por tierra, mar y aire, quizás te aplauda y diga “oño, pos tié razón. Los catalanes hablan mal”. Y es que tu discurso se parece a soltar en uno de esos concursos machistas de belleza que tu mayor deseo es que acaben las guerras en el mundo y el hambre en África. ¿Tópico? Sí. Pero eso es mucho mejor que decir en ese ambiente que el capitalismo es injusto, que las multinacionales actúan como psicópatas y que le cortarías los huevos a los violadores. O en el caso que has protagonizado, decir que el castellano es una lengua que se habla con cientos de acentos, que no hay un castellano normativo y que los jóvenes catalanes hablan igual de bien o igual de mal que los jóvenes extremeños, aragoneses o murcianos. Estoy convencido: mucho más importante que “hablar bien” es saber qué se dice, el alcance que tienen nuestras palabras y el daño que pueden provocar. Esa conciencia moral es el mejor resplandor que tendrán nuestras vidas.

P.D. Potser seria una bona idea demanar als polítics catalans i al Consell de l’Audiovisual de Catalunya fermesa davant d’aquestes agressions diàries. Es normalitza el discurs de l’odi sense que ningú faci res. Prou ja. 

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube