Cuando no queda papel higiénico @monide_alcor

Estimada, o no:

Antes de que te vengas arriba y creas que E.T. el extraterrestre, además de decir “mi casa” y “teléfono” (en la versión doblada, claro) es capaz de pedir una tapa de callos a la madrileña y una sangría en un perfecto castellano porque Hernán Cortés viajó por el espacio en busca de recursos naturales y alienígenas a los que explotar a cambio de hostias, debo darte unos datos para que toques un poco con los pies en el suelo. Llámalo labor social.

Según diferentes fuentes, el castellano lo hablan unos 500 millones de personas (resta a Jiménez Losantos porque cuesta entender lo que dice… y a Kiko Rivera también. Resta también a Cake Minuesa porque a él hay que restarlo siempre). En este planeta que da vueltas alrededor del Sol como moscas que dan vueltas alrededor de lo que supones, sobrevivimos como podemos 7500 millones de personas con tendencia a engordar, a perder dientes y deseo sexual (bueno, me pienso esto último). Por lo tanto, el 93% de la población mundial, NO TIENE NI LA MÁS REPAJOLERA IDEA DE QUÉ HAS DICHO EN TU TUIT PORQUE NO HABLA CASTELLANO. Repito: el 93%. Te voy a poner un ejemplo. La ONU organiza una fiesta chipiguay con un representante de todos los países del mundo. La cosa está chunga y quiere promover algo simbólico, como formar la bandera española con humo en el cielo, pero sin hacer el ridículo. Pues bien, si te invitan a ti como representante del estado español y, por las razones que sea, sólo se presentan 100 personas, la probabilidad indica que únicamente entenderían el chiste de Mistetas un total de siete personas (incluyéndote a ti porque espero que lo entiendas). Teniendo en cuenta que el chiste es viejo y malo, es probable que abandonen tu charla cinco personas y te quedes a hablar con el borracho que no se ha coscado de nada. Ánimo, cuando pase a la fase cantos regionales, el tema se animará.

Más datos: 

Países de la Unión Europea en los que el castellano es el idioma oficial: España. 

Países de la Unión Europea en los que el castellano NO es el idioma oficial: Alemania, Grecia, Austria, Hungría, Bélgica, Irlanda, Bulgaria, Italia, Chequia, Letonia, Chipre, Lituania, Croacia, Luxemburgo, Dinamarca, Malta, Eslovaquia, Países Bajos, Eslovenia, Polonia, Portugal, Estonia, Rumanía, Finlandia, Suecia y Francia.

Más datos aún:

Países del mundo en los que el castellano es el idioma oficial (de iure): España, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Guatemala, Cuba, República Dominicana, Honduras, Bolivia, El Salvador, Nicaragua, Paraguay, Costa Rica, Panamá y Guinea Ecuatorial. De facto, también lo es en México, Argentina, Chile y Uruguay. 

Países del mundo en el que los que castellano NO es el idioma oficial: El resto. Teniendo en cuenta que la ONU tiene 193 Estados miembros además de dos Estados observadores que no son miembros (Palestina y la Santa Sede), tendríamos en esta bola que da vueltas alrededor del sol como moscas alrededor de… sí era la mierda, un total de 179 estados en los que el castellano no es el idioma oficial (no, Italia, Alemania y EEUU no están en la lista. Y mucho menos, África. Quizás te has confundido con King África. ¡Boooooooooombaaaaaa!). Por lo tanto, aterriza. Y es que yo no sé lo que te han enseñado en la escuela: si el prepucio del rey emirato es ignífugo porque nació de Zeus o si es más importante aprenderse de memoria la lista de los reyes Godos o la del supermercado (yo aconsejo lo segundo en caso de tener que comprar papel higiénico por razones obvias. A no ser que te quieras limpiar el trasero con Turismundo, que no es una agencia de viajes, por cierto). En serio, yo no sé qué enseña el sistema educativo español que os vuelve a algunos tan supremacistas, pero el día en el que se enseñe humildad y sensibilidad ante la diversidad cultural, todo irá mejor. Por cierto, puesto a limpiarte el culo con un rey Godo te recomiendo Teodoredo porque si no queda papel, al menos queda el…

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube

Compra el meu llibre:

poster