La teoría del arbusto

Estimado, o no:

En primer lugar, déjame que haga referencia a ese nombre que usas en Twitter para esconderte en el anonimato, decir chorradas y que tu jefe no sepa que a sus órdenes tiene a un tipo desubicado en esta sociedad globalizada del siglo XXI. FRENADAMENTE MUY MAL. Frenadamente. Es la primera vez que lo oigo. Debe ser el adverbio preferido de los eyaculadores precoces. Pero es que, además, MUY MAL. O sea, el pajarito empieza a cantar antes de salir de la jaula. Es comenzar a preguntar “en tu casa o en la mía” y al llegar a “mía”, el pajarito ya está tarareando la novena sinfonía de Beethoven, con coro incluido.

Pero vamos al tema de esta carta. Dices que no celebras la Diada porque eres castellano, lo cual me parece lógico. Yo tampoco celebro la festividad de San Pancracio de la Boina porque a mí los tipos con boina me generan cierta intranquilidad, especialmente cuando tienen que hacer esfuerzos para que no les tape los ojos y evitar así que se metan el palillo que mordisquean por las fosas nasales (el test PCR del paleto). Ahora que lo pienso, llevar boina y mascarilla debe ser algo parecido a un condón para cabezas, el profiláctico ideal para tipos poco agraciados físicamente. Nunca los verás tan guapos.

Después sueltas uno de esos eructos con forma de tuit y aroma a ajo que aparecen a menudo en este blog para uso y disfrute de sus maravillosos seguidores: “si los nacionalistas no hubieseis secuestrado esa fiesta, seguro que los catalanes que son leales a su patria, y no unos traidores, estarían encantados de celebrarla”.

¡Alto! ¡Frenemos, Frenadamente! Vamos por partes como dice un mosquito en un camping nudista. ¿Un tipo que tiene una bandera española en su perfil de Twitter habla de nacionalistas como si el nacionalismo no fuese con él? Te podrías haber puesto tu cara, tu codo, tu páncreas, tu ecografía, la foto de un gato, la imagen de una artroscopia, un moco en primer plano, la cagarruta del perro Mistetas del chiste… pero no. ¡Te pones una bandera española! ¿Y los nacionalistas somos los demás? Por favor, ¿hay algún Freud en la sala que quiera un sobresueldo? 

Pero ahí no acaba la cosa. Dices que hemos secuestrado la Diada. What the fuck? Para empezar, en la Diada se conmemora que, a pesar de sufrir las acciones de un sociópata peligroso como Felipe V (rey, por cierto, que se creía una rana), la lengua, la cultura catalana y la vocación de autogobierno de los catalanes siguen más vivas que nunca. ¿En serio crees que los Caspa boys quieren conmemorar eso? Por otra parte, Catalunya tiene 32.108 Km2. Tiene valles, llanuras, montañas, ciudades, pueblos… por tener, tiene hasta la frente de Víctor Amela en la que puede aterrizar un paracaidista del ejército español. Hay miles de sitios en los que los “leales a TU patria” pueden celebrar lo que les dé la gana: el coche de 80.000 euros de Froilán, su primera multa, su segunda multa, el primer piñazo contra la columna del parking… Pueden hacer una orgía colectiva en gallumbos rojigualdas, celebrar un concurso de belleza con cabras disfrazadas de la legión, una carrera de sacos llenos de farlopa, un Holi pero sin colores aunque con caspa… Además tenéis varias fechas para conmemorar lo que os pida vuestro body constitucionalista: el 12 de octubre para celebrar un genocidio, el 6 de diciembre porque fue cuando se votó la Constitución campechana que os disteis entre vosotros, el 20 de noviembre porque a Franco se le acabó el “cableo”, el 23 de febrero como el gran coitus interruptus con bigote y tricornio… ¡Será por fechas… y por fachas! 

En fin, yo es que cada vez que veo una bandera española en Twitter creo más en mi teoría del arbusto. Me explico. Crecí viendo dibujos animados del Correcaminos. Y siempre, en las persecuciones, aparecía en el fondo una y otra vez el mismo arbusto. Así es como veo a los Caspa boys en Twitter: un arbusto que se repite, se repite, se repite… hasta que un día acabe la persecución y podamos levantar nuestros corazones (nuestros dedos corazones, concretamente) en señal de júbilo y despedida.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials (fes un click):

 Twitter

 Instagram

Facebook 

youtube

Compra el meu llibre:

poster