El COVID de Schrödinger

shrodinger

Estimada, o no:

Has planteado un interesante problema de física cuántica, mezclado con medicina y esa magia que tiene Twitter, que me ha provocado la necesidad de escribir. Y es que me encanta que me pongan retos por delante. Como cuando me colocan una de esas cajas rojas de bombones ante la vista y me piden que no la abra. Ilusos. Yo voy a elaborar una teoría para intentar ayudarte en encontrar una respuesta a tu pregunta. Pero lo voy a hacer con gatos para que resulte todo más fácil de entender.

Resulta que en 1935 un físico austriaco que se llamaba Erwin Schrödinger tuvo uno de esos días chungos, en plan café que te sienta mal, cagalera abundante y mal humor matutino, que le provocó que imaginara un experimento sádico con un gato. No sé si hubiera sido pedir mucho que lo hubiese imaginado con un nazi, al fin y al cabo, ya llevaban dos años en el poder en Alemania. Sin embargo, y no me preguntes por qué, Schrödinger planteó el experimento con un gato. ¿Y en qué consistía el experimento? Pon en tu mente la imagen de una caja cerrada y opaca (como Caixabank pero sin tanto poder). Dentro hay un gato, una botella con gas venenoso y un dispositivo. Este dispositivo tiene una sola partícula radiactiva con una probabilidad de desintegrarse del 50% en un tiempo determinado. Si la partícula se desintegra, se libera el veneno y el gato la palma. Lo sé, da para una película de Netflix, en modo “tío buenorro que intenta salvar al gato de su destino trágico pero se enamora de una psicópata que ha asesinado a cinco cocodrilos en Valladolid y…”. Uf, el confinamiento me está machacando. ¿Dónde estábamos? ¡Ah, sí! La idea es que, si no abres la caja, según los principios de mecánica cuántica, el gato está en dos estados: vivo y muerto (como Franco en España). A esto se le llama superposición (en España, VOX-PP). ¿Pero qué pasa si abrimos la caja? Pues ahí se generan varias interpretaciones. Una de ellas dice que, como observadores, modificaremos el sistema. ¿Sabes cuando un truño se queda mirando el escote a una chica y ésta se abrocha el botón con cara de “jódete, cerdo”? Pues algo parecido. Llámalo principio de incertidumbre o date una ducha fría, asqueroso.

Y este rollo me lleva a tu pregunta: ¿cuáles son los síntomas de las personas asintomáticas del COVID19? Pues te diría que la respuesta es parecida a la que da la pregunta, ¿por qué Espinete se ponía pijama para dormir si iba en pelotas todo el día? Yo a riesgo de equivocarme, te diría que una persona asintomática es una persona sin síntomas, como una persona anorgásmica es una persona sin orgasmos, una persona analfabeta es una persona sin alfabeto y un puercoespín que habla y se pone pijama para dormir es un muñeco con un universitario dentro. O eso, o debemos empezar a hablar del COVID de Schrödinger, una persona que no sabes si su organismo tiene el coronavirus o no hasta que le haces un test, que creo que es la respuesta más lógica. Por cierto, el gato de Shrodinger murió. Pero fuera de la caja y después de arañarle los testículos a su dueño por cabrón.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials:

logotw Twitter

https://twitter.com/blogsocietat

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

UnknownFacebook

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster