Diari d’un confinat. Capítol 10

EUcvruzXYAAv6di

Estimado, o no, Santiago:

No soy experto en interiores. Bueno… déjame que me lo piense. Lo que quería decir es que no soy interiorista, no tengo ni la más remota idea de decoración. Sin embargo, debo decir que tu despacho me ha sorprendido enormemente. Se agradece que tenga tanta luz. Con unas ideas que vienen de la Edad Media, la luz al menos genera una imagen un poco más amable. Pero no te escribo para comentar la luz de tu despacho (llámalo despacho, punto de engorde…), sino para efectuar un análisis rápido de los objetos que se diseminan por la estancia.

Banderas de España hay varias. Sin embargo, el tamaño “bandera de bazar chino a cinco euros” me ha decepcionado. Yo esperaba de una persona como tú algo más llamativo, más de “hombre de Estado”, no sé… un peazo bandera con mástil que viniera de la planta inferior y que continuara por las plantas superiores hasta sobresalir cien metros de la azotea. Esta bandera para Papá Pitufo de VOX que vemos en la izquierda es algo ridícula. De buen rollo, ¿eh?

Me gusta la figura espatarrada que se encuentra en la mesa, al lado del grupo de enanitos que caminan juntos formando un triángulo, en plan “no se me salgan de la línea, coño”. ¿Cómo se llama esa triste figura? ¿Este porro me ha sentado mal? ¿Juro que es la última vez que pruebo el orujo? ¿Oda al pedo de proyección lateral? Preciosa, eso sí.

Veo también la estampa de una Virgen, la figura de Jesucristo, varios mapas de colores (aunque me faltan unos colores Alpino) y… un momento, ¿qué es eso? ¿Pimentón? ¿Pimentón Titán? What the fuck! ¿Para qué quieres el pimentón? Ya sea por vía oral o por vía nasal, me parece una guarrada. De hecho, la inhalación de pimentón puede ser una de las experiencias más desagradables que puede sufrir un ser humano. No sé si tanto como afiliarse a VOX pero el nivel de rechazo del cuerpo debe ser similar. Me imagino la experiencia de esnifar pimentón como algo casi lisérgico. Ríete de Jim Morrisson y el flower power. Yo creo que un segundo después de esnifar pimentón no te debe caber por el ano ni la cabeza de una aguja, ni el bigote de una gamba, ni siquiera tu ordenador (¿dónde está?). Todos los orificios del cuerpo se deben contraer para evitar malos mayores. ¡Qué angustia!

En fin, creo que además de la ausencia de un ordenador en pleno siglo XXI, debes una explicación a tus seguidores sobre el pimentón Titán o, en poco tiempo, en vez de levantar el brazo para el Cara al Sol, van a caminar juntando los glúteos por temor a que se les escapen las primeras ventosidades rojas de la historia de los patriotas de este país.

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials:

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

 

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster