B.O.B.O. El retorno

marianico el corto

Estimado, o no:

No suelo escribir dos veces a la misma persona, excepto que me deba dinero, pero contigo haré una excepción. Afirmas que en el artículo que escribí ayer te dediqué doce insultos directos (¿en los indirectos se puede poner barrera y lo han de tocar al menos dos personas?). Para empezar, repites BOBO (y que conste que no he colocado aquí una coma vocativa). Entonces ya no serían doce, sino once (uno menos si te insulto desde Canarias). Espero no herir tus sentimientos de ciudadano ejemplar con este chascarrillo (después ya te diré de lo que eres ejemplo).

El artículo no se titula BOBO. Si observas con atención esos puntos que separan las letras, verás que dice B.O.B.O. Se trata de unas siglas. Es como el V.E.R.D.E. que figura en tu perfil de Twitter. En tu caso significa Viva El Rey De España. Que digo yo que si fuese Viva El Rey De Una Robusta Alcachofa pondrías V.E.R.D.U.R.A. para alegría de los veganos… o de sus amantes, claro. Pero volvamos al B.O.B.O. Significa Buscamos Otros Belicosos Orcos. Es, como te dije, un grupo de amigos que somos fans de Tolkien y nos gusta ver qué se cuece por Mordor. Pues si no me he descontado ya, vamos por diez insultos directos. Dejando de lado que lo de animales sin cerebro, vomitador de carencias, invertebrado acéfalo, falto de inteligencia, de ética o de educación se refiere a otras personas y en un modo genérico, a menos que te sientas aludido, no te insulto (¿qué tal vamos de comprensión lectora?). Definitivamente, nos vamos quedando con menos de lo que según tú son insultos directos.

De todas maneras, me voy a detener en dos de lo que, según tú, son insultos y aparecen en mi texto. El primero es “torpe social”. En mi vida he utilizado esta expresión. Sin embargo, me la apunto. Me gusta. No creo que la torpeza social sea un concepto que aparezca en los libros de Erich Fromm pero resulta interesante. Lo que me pregunto es por qué ha llegado ese concepto a tu subconsciente. ¿Te han llamado torpe social en otras ocasiones y me has confundido de persona? Disculpa si me recuerda a ese chiste de Eugenio: a los dieciocho años descubrí que no me llamaba cállate.

Donde sí que debo pedirte disculpas es en lo de “árido desierto”. El “insulto” lo has sacado de esta frase de mi texto: “Y es que sucede que, en ocasiones, aquello que intentamos decir y lo que realmente decimos, son conceptos que están separados por un desierto tan árido como la capacidad de seducción de algunos españoles”. Lamento que la metáfora te haya provocado un ictus emocional. Es cierto. Utilizo el insulto “árido desierto” muy a menudo. Si algún conductor me hace alguna putada, bajo la ventanilla y le grito: ¡árido desierto! Se trata de una mala costumbre que adopté de las películas de Tarantino o Scorsese. Como todo el mundo sabe, los gángsters no dicen motherfucker o son of the bitch. Ellos son más de gritar: arid desert! Tú no sabes lo que acojona Samuel L. Jackson cuando grita arid desert. Se te pone el pelo de punta, como a Espinete en medio de un orgasmo.

Yo, de todas formas, creo que en el uso de los insultos sí que eres un ejemplo y jamás podré estar a tu altura. Especialmente porque sólo tumbo en el suelo para tomar el sol… o para lo que surja.

insultos

Segueix-me a les xarxes socials:

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

 

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster