Carta a Rocío Monasterio (VOX)

rocio

Estimada, o no, Rocío:

Como Montoro en un día de viento, aplaudo con las orejas la iniciativa de VOX consistente en estudiar caza en los colegios andaluces. Tal como está la situación política en España, parece oportuno el regreso a actividades prehistóricas, así no desentonará con los franquistas que piden a un cadáver de 44 años de antigüedad que regrese a la vida, como si supieran realmente qué es eso.

Lo que sucede es que creo que os quedáis cortos con esta idea. Deberíais empezar con el uso de las piedras como herramientas de gran utilidad. Y que conste que no me refiero a lo que se lanza a prodisturbios con uniforme. Nuestros antecesores, como no estaban abonados a Netflix, disponían de todo el tiempo del mundo y aún no podían acceder a ninguna gran superficie de bricolaje los sábados por la mañana antes de comer en el McDonald’s, tenían que espabilarse para construir herramientas. Dando unos cuantos golpes lograron manufacturar buriles, puntas de flechas, raederas, punzones, hachas y hasta algún carnet de VOX (con foto carnet incluida. Nada del otro mundo: Ortega Smith con pelo por todo el cuerpo y un incremento de sonidos guturales).

Y qué decir del sílex. Sus propiedades para provocar fuego son conocidas desde la Edad de Piedra. No tardará mucho Susanna Griso en hacer una conexión en directo con cualquier cantera de sílex para informar de que los CDR’s almacenan estas rocas con la intención de quemar la Delegación del Gobierno en Barcelona. Abro paréntesis. Idea para el Tsunami democràtic: todos con piedras de sílex para que las chispas pongan más tensa a Teresa Cunillera que a Pedro Sánchez una visita con el proctólogo del Hospital de Sant Pau. Cierro paréntesis.

Acabo con una pequeña reflexión. Cada vez que oigo hablar a los políticos españoles y pongo atención en sus palabras, siento que pertenezco a un mundo diferente. Ni mejor, ni peor: diferente. Y esta sensación se acentúa con el paso del tiempo. Siento que hay un abismo entre dos mundos y que este abismo ya no se puede saltar. Veo que Pedro Sánchez no coge el teléfono al President de la Generalitat y que lo acusa de no gobernar para todos los catalanes. Después, veo que viene a Barcelona para visitar a los policías heridos y que no tiene ni un solo gramo de humanidad para visitar a los heridos para los que afirma que quiere gobernar. Veo a los de VOX, que invisibilizáis el pasado musulmán de España, que introducís la caza en los colegios, que negáis la violencia de género, que protegéis un espectáculo tan cruel y asesino como la tauromaquia, y me siento en otro mundo. Y no, no es supremacismo. Es supervivencia. Me niego a que la mediocridad inunde los días que me quedan en la Tierra. La vida es una experiencia demasiado importante como para dejar que la mediocridad firme por mí documentos que debo firmar yo. Es mi vida, es mi libertad. Y lucharé para que el fascismo, los anacronismos vitales, la demofobia y la anomia moral del Reino de España deje de contaminar mi existencia. No sólo es una cuestión estética y que me repugnen los desfiles militares o el aporellismo; es la necesidad de que la ética, entendida como los valores que se pactan y se negocian diariamente, inunde el espacio público. Porque cuando el ciudadano no tiene voz, cuando el poder decide a través de la violencia que éste no debe firmar su futuro, hay urgencias históricas. Y en eso estamos.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster