Tensión Sexual No Resuelta

ortega

Estimado, o no:

Me encantan las series. Ahora mismo estoy viendo la magnífica serie de Netflix, “Mindhunter”, que recomiendo con todas mis fuerzas. La trama se centra en la vida de dos agentes del FBI que forman parte de la Unidad de la Ciencia del Comportamiento. Con la idea de trazar protocolos para prevenir la acción de posibles asesinos, se entrevistan con auténticos monstruos que les explican sus fechorías con todo lujo de detalles. Hay decenas de interrogatorios y realmente percibes la importancia de la psicología en campos como la comunicación verbal y no verbal para poder establecer pautas de conductas o lograr una confesión por parte de un asesino en serie. Además, uno de sus directores es David Fincher, responsable de clásicos como “Seven”. Una maravilla.

Pues sí, lo que decimos o incluso lo que no decimos, lo que hacemos, qué miradas inundan nuestro rostro, cómo movemos las manos… o los tuits que escribimos, dicen mucho de nosotros. Hace tiempo que imagino la posibilidad de que Freud o Jung se reencarnen en tuiteros. Sin ninguna duda, serían todos unos influencers y acapararían miles de seguidores con sus teorías sobre la psiquis humana. De hecho, me imagino a Freud como youtuber, puesto de morfina hasta las cejas y hablando del poder curativo de la cocaína ante las pupilas dilatadas de más de uno. ¿He dado una idea para una serie? Freudlopa.

Hablando de series: no sé si sabes lo que es una UST. Es el acrónimo que los showrunners (creadores de series) emplean para hablar de la Unresolved Sexual Tension o Tensión Sexual No Resuelta. Si has visto “Expediente X”, supongo que recuerdas las feromonas que se intercambiaban Mulder y Scully o, en el caso, de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias… cambiemos de tema. O no. ¿Hay algo que nos quieras decir? Te has venido muy arriba con Ortega Smith, ¿no? Y es que no hace falta ser Freud o Jung para atar cabos y ligar conceptos como “supositorio fuera”, “poder oral”, “espalda plateada” y “polla de un potro de 15 años”. Ya no sé si es la sinopsis de la próxima película de Almodóvar o Cupido enviando más flechas que en una película de indios enamorados.

Por si la clase de mitología te sorprendió cantando el Cara al Sol, déjame que te explique quién es Cupido. Se trata, según la mitología romana, del dios del deseo amoroso (el dios de la trempera matinera, como decimos en Catalunya). Cupido es el hijo de Venus, la diosa del amor; y de Marte, el dios de la guerra. No se veía algo tan peligroso desde que Ortega Cano se sacó el carnet de conducir. Pues bien, Venus le regaló un arco y flechas de oro a su hijito alado. Me imagino la cara del pobre Cupido cuando se dio cuenta de que no era una Playstation. Cupido tenía dos tipos de flechas: unas contaban con la punta de oro para conceder el amor y otras la tenían de plomo para sembrar el olvido y el mal rollo entre los amantes. Por este motivo, cuando Ortega Smith te flipe y pienses en supositorios, en su poder oral, en espaldas plateadas y en penes de potros, asegúrate de preguntarle cuál es su segundo apellido. Si es “& Wesson”, cerraremos el círculo de una maravillosa serie: Breaking Vox.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster