No somos idiotas @BeaSilva9

bea

Estimada, o no:

Cuando iba al instituto me aficioné a las novelas de Isaac Asimov. Supongo que en una época tan complicada como la adolescencia necesitas distopías con las que dotar de sentido al caos emocional en el que vives. Una de mis novelas preferidas de Asimov era “Bóvedas de acero”. En ella la trama no puede ser más desoladora. Las ciudades están encapsuladas en bóvedas de acero, lo que les impide tener contacto con el mundo exterior. La gente se ha vuelto agorafóbica y además rechaza el progreso tecnológico. En el exterior, en cambio, los habitantes de otros planetas han desarrollado al máximo la tecnología, especialmente en el campo de la robótica. Tenemos así a dos mundos enfrentados: uno endogámico, encerrado en sus miedos y conservador; y otro dinámico, progresista y abierto a la tecnología. ¿A qué me recuerda?

He leído tu biografía en Twitter. Naciste en Chile, llegaste a Catalunya en 1995 y eres diputada del PSC en el Parlament de Catalunya. Nunca has sido francesa. Ni tienes la nacionalidad francesa, ni vives en Francia. Sin embargo, nada te impide desplazarte a París y pasear por las riberas del Sena. Como supongo que sabes, cerca de Notre Dame hay unos puestos en los que se pueden comprar libros antiguos, parecidos a los de la Cuesta Moyano de Madrid. Incluso, si te acercas al 37 de la Rue de la Bûcherie, podrás entrar en una preciosa librería que se llama Shakespeare and Company. Todavía hoy en día hay una pequeña cama en la planta superior en la que pueden dormir viajeros a cambio de prestar su servicio unas horas en la librería. Si todavía no la has visitado, te aseguro que la experiencia es una maravilla para los amantes de la literatura. Pues bien, eso lo puedes hacer, a pesar de no ser francesa. ¡Qué cosas!

No sé si tu subconsciente te ha llevado a pensar que una República Catalana sería una especie de bóveda de acero repleta de agorafóbicos catalanes que no querrían viajar a la cosmopolita Madrid. Si es así, déjame que llene este texto de una larga y profunda carcajada. Que digas eso de una comunidad abierta al Mediterráneo y a Europa, de uno de los territorios peninsulares a los que llegó la Revolución Industrial en primer lugar, en los que se construyó la primera línea ferroviaria, en el que se produjo la primera emisión radiofónica de España o que actualmente es la mayor comunidad receptora y emisora de turismo es, simplemente, patético. ¿Tan idiotas crees que somos los ciudadanos? De hecho, ¿tan idiotas crees que son tus votantes? Sin embargo, puede haber otra posibilidad: que insinúes que España prohibiría la entrada a los ciudadanos de una República Catalana. Si tienes esa imagen de España quizás sería positivo para futuras elecciones que pusieras sobre la mesa tu concepción sobre las actuaciones del Estado español. Si crees que España es un Estado autoritario, vengativo y rencoroso que no dejaría entrar a ciudadanos catalanes de una futura república, deberías decirlo.

Por cierto, las playas de la Costa Brava seguirán ahí. Una cosa es la independencia y la creación de un nuevo Estado y otra, muy diferente, es el movimiento de las placas tectónicas. Espero que al menos en eso estés de acuerdo. En fin, Beatriz, todos vivimos juntos. Las fronteras administrativas no deberían coincidir con las fronteras mentales. Y no, no somos idiotas.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster