La suma de los catetos

razon

Estimados, o no, españoles “no adoctrinados”:

En España hay tradiciones que cuentan con muchos años de historia: reyes decadentes; los niños de San Ildefonso con el disfraz de Dora la Exploradora en modo boda; el desdentado que, con criterio, dice que gracias al Gordo de la Lotería tapará agujeros… Todo es entrañable y, al parecer, con visos de continuidad. Pero se empieza a instalar una tradición igual de encantadora en las Españas: la capacidad de causar hilaridad cada 12 de septiembre. Los voceros del reino llevan tantos años afirmando que el independentismo se desinfla que uno diría que ayer las calles de Barcelona se llenaron de antimateria con camisetas color turquesa. Estamos ya en números negativos de independentistas. En poco tiempo seremos como el expediente académico de Froilán. Y es que esta gente se hace trampas hasta jugando al Candy Crush.

Veo la foto de La Razón y me imagino la cantidad de posibilidades, por lo que respecta a la manipulación informativa, que barajan sus mentes. Harán fotos de una peca de Carles Puigdemont y dirán que en Waterloo se está convirtiendo en Denzel Washington, las imágenes de la próxima Diada las tomarán en la reunión anual de los alcaldes catalanes de Ciudadanos, filtrarán un falso contrato de trabajo del rey, fotografiarán dos melocotones y dirán que son los testículos de Marhuenda… En serio, son maravillosos. El día en el que a la prensa española le dé por hacer una peli porno, acabará cuando llega el coche negro a la mansión con piscina y te dirán que el resto no interesa.

Lo malo de todo esto es que los miniGoebbels se vienen tan arriba que acaban haciendo el ridículo. Y entonces comparan una parte de una manifestación (Pl. Espanya) con el total de otra (Colón). Porque, estimados, o no, españoles “no adoctrinados”: la manifestación de la Diada tenía un recorrido más amplio que sólo Plaça Espanya y las fotos se deben hacer a la hora de la convocatoria; ni una hora antes, ni una hora después. Es como si en Instagram cuelgas una foto de una paella después de comértela o cuando los langostinos aún están en el mar conversando con Bob Esponja.

Llevo tiempo diciendo que, si me sintiera español (cosa que no sucederá jamás), tendría una enorme vergüenza ajena por estos manipuladores low cost que no hacen sino dar argumentos al objetivo del independentismo. Que el Washington Post (el periódico del Watergate) tenga que explicar la verdad, debería hacerles reflexionar sobre la eficacia de intentar mentir a quien ya llevan años mintiendo o si lo mejor sería que su relato internacional fuese honesto y coherente. Al final habrá que reformular el Teorema de Pitágoras: en todo periódico ñordo, el cuadrado de la longitud de sus mentiras es igual a la suma de lo cuadrados que son sus catetos.

mentirosos

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster