Hablemos de tetas (2a. Temporada)

pechos

Estimado, o no:

Este blog se está convirtiendo ya en todo un reto. Te pongo en situación. Estoy escuchando en el Spotify una maravillosa Playlist que se llama “Slow blues” cuando está a punto de llegar la medianoche. En mi humilde opinión, el blues es la música más sensual/sexual de todas las músicas habidas y por haber. Haz la prueba. Apaga la luz, abre la ventana, túmbate en la cama, deja que acaricie tu cuerpo desnudo la brisa estival y escucha a Jay McShann, Ray Charles o Shemekia Copeland. Pueden suceder dos situaciones: que te quedes dormido o que quieras hacer el amor hasta con el ventilador (cosa que como puedes sospechar, no te recomiendo). Pues sí, estimado o no, estaba yo escuchando “Sail on Little Girl” de Jimmy Whiterspoon, con su voz poderosa y ese piano que te acaricia el alma, y con mis manos ocupadas (en el móvil, malpensado), cuando he leído tu tuit. ¿Has visto alguna de esas sitcoms en las que se escucha un frenazo si algún personaje mete la pata? Pues así me he sentido yo. Destrempe total. Y es que, según tú y el curso CCC que estudiaste sobre anatomía humana con el que te regalaron una guitarra, la diferencia entre los pechos masculinos y los femeninos es que estos últimos son órganos sexuales, mientras los primeros tienen pezones de mentira y están ahí para que no parezcamos el novio de la Barbie. En fin, vayamos por partes, nunca mejor dicho.

La anatomía sexual y reproductiva incluye los órganos sexuales que son visibles a simple vista cuando estamos desnudos (mmmmm… ahora suena Ray Charles en Spotify) y los órganos reproductivos y sexuales que están dentro del cuerpo. Hasta aquí, me entiendes, ¿no? Algunos ejemplos de órganos sexuales son la vulva (llamada también “toto”o “potorro”) y el pene (conocido con el simpático apelativo de “pequeño calvo” o también como “canelón con la raya en medio”). Los órganos reproductivos incluyen, entre otros, al útero y a los testículos. Si no te importa, no te voy a hablar de los labios vaginales, del clítoris, del Monte de Venus, del glande o del escroto porque para eso están los libros de medio natural. Sin embargo, y antes de que la vida te dé una cierta hostia intelectual, creo que sería interesante que consideraras la siguiente posibilidad: en cuestiones de gustito, cualquier parte del cuerpo puede ser sexual. De hecho, el órgano más sexual de todos no suele aparecer en las películas porno: el cerebro. La mejor prueba son los diálogos. Y hasta los monólogos. Ya me entiendes.

Yo lo que creo que te ha pasado es que cuando en sexto de primaria te explicaron que lo de las cigüeñas no molaba mucho y que la cosa era un poco más compleja, estabas malito en casa. Después alguien te pasó los apuntes y, como suele suceder, quien los tomó estaba pensando en otra cosa (y más en una clase tan… especial). Creo que has confundido los órganos sexuales con las zonas erógenas. Las zonas erógenas son aquellas que por su sensibilidad provocan sensaciones de placer al ser estimuladas, dado que en ellas se acumulan muchas terminaciones nerviosas. ¿Quieres prohibir que se vean las orejas, las muñecas o la nuca? ¿No te da gustito que te acaricien el pecho? ¡Pues para qué lo enseñas, cochinote!

Te decía al principio que este blog se está convirtiendo en todo un reto. La idea es denunciar la intolerancia en las redes sociales, eso sí, con un poco de humor e ironía. Yo pensaba que en cuestión de tetas, se habían alcanzado ciertos acuerdos. Pero al parecer, aún hay mucho que hacer por lo que respecta a quién puede y quién no enseñar los pechos. Mi opinión es que todo el mundo, menos los machistas (no me preguntes el porqué, aunque supongo que te lo imaginas). Al final, quizás debamos seguir el consejo de Groucho Marx: “nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.”

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster