Una maceta para cada español

Còpia de Còpia de Topics to Cover(1)

Estimado, o no, tuitero que me has bloqueado en Twitter porque al parecer no te gusta lo que digo:

Me has proporcionado más información que una miniserie documental de Netflix en plan: “Ñordeando por la historia”. Pero vayamos por partes, como piensa el toro antes de una cornada. Para empezar, Catalunya no ha sido siempre española. Tanto desde el punto de vista territorial, como humano, Catalunya no ha formado parte de España desde siempre. Siento decepcionarte. A veces tengo la sensación de que alguien ha instalado en vuestro cerebro deseoso de recibir inputs positivos de españolidad, la idea de que España, como estado, ha existido desde el Big Bang. Y no. Ni siquiera Jordi Hurtado existe desde el Big Bang. Desde el primer capítulo de Big Bang Theory existe Sheldon Cooper, pero eso es otra historia. ¡Bazinga! España no se creó por generación espontánea y no existe un segundo en concreto en el que una persona se miró frente al espejo y dijo: “¡coño! ¡Si soy español a partir de ahora! ¡Voy a por gazpacho!”. Los procesos históricos son muy complejos y afirmaciones como la tuya no superarían ni las preguntas del Trivial Pursuit para conseguir un quesito. En caso de duda, consulta un libro de historia, a ser posible de un historiador imparcial.

Afirmas también que los catalanes sabemos comprar. Mmmmm… depende. No sé si te suenan Bogarde, Coutinho, André Gomes, Mina o Chigrinskiy. Ahí lo dejo.

Hablas también de que compremos millones de hectáreas de tierra. En el caso de que por millones de hectáreas entiendas 10 millones, estaríamos hablando de 100.000 kilómetros cuadrados. Teniendo en cuenta que la superficie de Catalunya, sin contar el pelo de Víctor Amela, es de 32.108 Km2, podríamos decir que triplicaríamos nuestro hábitat natural. No especificas dónde quieres que compremos tantas hectáreas. Yo ya te digo que no me apetece comprar Murcia o Palencia. No por nada, sino porque allí no suelen actuar mis grupos de rock favoritos. Puestos a comprar, estaría bien una isla. Y a ser posible, una isla con forma de lazo para que ningún imbécil se atreva a poner el pie en ella. Después hablas de que esclavicemos a no sé quién. Supongo que como era el final del tuit y te quedaban unos cuantos caracteres para llegar a los 280, se te ha ido un poco la pinza. Es como las últimas gotitas al hacer pipí. Las has de sacar porque, si no lo haces, dibujas un Pollock en los calzoncillos.

Una vez analizada tu aportación al pensamiento universal, déjame que acabe con una pequeña reflexión. Durante estos años de actividad frenética en Twitter, he percibido que una de las obsesiones de algunos españoles es un marcado sentido de territorialidad. Tierra, tierra, tierra… Es la misma obsesión enfermiza que muestran algunos chuchos cuando buscan el pipí can (sólo que en este caso, está más justificado). Hay un deseo atávico de poseer tierra (cuánto daño hizo el GPS de Colón). El territorio está muy bien (al menos, hasta que aprendamos a levitar) pero la vida está llena de otras cosas: derechos sociales, calidad de vida, renta per cápita, innovación, creatividad, sistemas de protección social, sistema sanitario, igualdad de género, seguridad, arte, literatura, cine, teatro, música, deporte… Bueno, el deporte sí es algo de lo que habláis a menudo. Lo que te quiero decir es que tierra, lo que se dice tierra, todo el mundo más o menos tiene algo. Es necesaria porque no somos nubes o alucinaciones rojigualdas de Álvaro de Marichalar. Lo que sucede es que sobre esa tierra viven personas que se organizan en estructuras humanas, que se reparten soberanías, que deciden políticas, que tienen filosofía de país, que piensan en el futuro… No todo es tierra, tierra, tierra. Pero, si aún así, no eres capaz de entender que los catalanes lo que queremos es decidir sobre nuestro futuro sin tener un estado en contra, desde aquí propongo la iniciativa: “Una maceta para cada español”. La idea que pongo sobre la mesa es que los catalanes regalemos una maceta a cada español con tierra catalana para que calmen su obsesión por la tierra y su afán posesivo. Además, y como regalo a nuestros nuevos vecinos, propongo que la maceta contenga una flor (un capullo si es para los de VOX). ¿Qué te parece? Tierra de Vic, de Setcases, de Tarragona, de Besalú… Hasta de Amer, localidad natal de Carles Puigdemont. Y así, cuando en el futuro expliquéis a vuestros nietos qué sucedió a principio de siglo en España, podréis mostrar vuestra maceta y decir: “antes esto era España”.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster