Biodesagradable

donfadrique

Estimado, o no:

Vivo sin vivir en mí,

y tan alta vida espero,

que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,

después que muero de amor;

porque vivo en el Señor,

que me quiso para sí:

cuando el corazón le di

puso en él este letrero,

que muero porque no muero”.

Lo sé, parece Rajoy en modo “son los vecinos los que eligen al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde” pero este texto no es del ínclito gallego sino de Santa Teresa de Jesús. Para ella la vida es muerte ya que no le proporciona una verdadera satisfacción. La muerte, en cambio, es vida, la vida eterna, que no se inicia hasta después de la muerte. El alma vive sin vivir en sí porque no desea la vida terrenal y muere porque no muere ya que sufre esperando el momento en que se unirá a Dios. Pura mística. Lo que sucede es que este texto es del siglo XVI y tu tuit es del siglo XXI (creo). Y en estos siglos han sucedido unas cuantas cosas, aunque a veces no lo parezca. Se han conseguido derechos, la Ilustración nos aportó ideales, se han extendido conceptos como el del Estado del bienestar y muchos hemos llegado a la conclusión de que el diálogo es más eficaz para solucionar conflictos que tener a un tipo delante con un AK-47.

Un consejo: no mueras por España. Muérete de viejo. Mola más. Morir por España es absurdo, ridículo y está más pasado de moda que la música de Marta Sánchez. Morir por un país queda bien en las películas de Antena 3 de los sábados por la tarde pero en la vida real se antoja algo patético.

Dices que España guía tu vida. Es como tu Google Maps espiritual, imagino. No lo acabo de entender bien pero debe ser algo así como que cuando tienes que tomar decisiones, te comes una paella, hablas con la Giralda, bailas una jota y gritas un gol del Real Madrid. El éxtasis patriotero lo debes alcanzar cuando lo haces todo a la vez y el suelo acaba lleno de granos de arroz y de gambas. ¡Goooooolgrffrchuanfff!

¿Y si pruebas a vivir por España? O mejor dicho, para España. Vive para tu familia, vive para los desahuciados, para los que sufren. Vive para todos aquellos colectivos estigmatizados por la intolerancia, lucha porque tengan los mismos derechos que tú. Vive para que el sistema proteja a los desfavorecidos, vive para que los ricos paguen más impuestos y no se vayan de rositas a Suiza o Panamá con su pulserita española, vive para tener un país democrático, sin presos políticos, ni judicialización de la política. Vive para una plena separación de poderes, para una prensa libre, para una democratización de los beneficios. Y vive para ti. Por supuesto. Vive para conocer el mundo, para amar su arte, su literatura, sus lenguas. Vive para ser consciente de que es la única experiencia que existe y deja la muerte para más adelante, cuando no tengamos más remedio que recordar que somos biodegradables. Porque, más allá de misticismos y chauvinismos, lo que hay que evitar es ser biodesagradable.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

poster