No mintáis @revistamongolia

revista mongolia

Estimados, o no, mongoles:

No puedo con la chulería. Me supera. Es algo con lo que jamás he podido dialogar. La arrogancia de hidalgo castellano, la prepotencia, la testiculina como parapeto intelectual, el orgullo español que antes se lanza contra un molino de viento que pedir perdón es algo que me supera.

Vamos a ver, documentados de la vida, el 7 de mayo de 2017, cuando era Conseller d’Afers Exteriors, Raül Romeva inauguró una placa conmemorativa en el Memorial de Mauthausen. Nadie ha comparado a Raül Romeva con un preso de Mauthausen. ¡Nadie! Se le ha citado porque él estaba presente en esa conmemoración y, en cambio, ahora está preso en una cárcel española. Se os ha pedido que rectifiquéis y ha tenido que salir el puñetero Quijote que parece que os hayan incrustado en el cerebro por vía anal. Que no, que nadie lo ha comparado con un preso de Mauthausen; que sí, que si no pedís perdón a pesar de tener un ordenador, conexión a internet y todo el puñetero Google a vuestra disposición para documentaros sobre esta falsedad es porque queréis mentir. ¿Para qué? ¿Para amplificar el discurso de odio contra todo lo que suene a independentismo? Pues si es así, da mucho asquito. Pero mucho.

Ya basta, nenes. Ya basta de chulería. Es inadmisible. ¡Basta ya! ¡Dejadnos respirar! ¡Nos ahogamos con tanta catalanofobia y tanta chulería! ¡Basta! La libertad de expresión no tiene nada que ver con la libertad para mentir. La mentira es precisamente el límite de la libertad de expresión. Y no se trata de que os calléis. Se trata de NO MENTIR. Es muy diferente. 

ROMEVA

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

poster